Los junquillos son una de las partes más delicadas de la ventana. En Reparaciones Burgos, te vamos a dar los consejos necesarios para que tú mismo puedas reemplazarlos sin gastar ni un céntimo de más.

Pues bien, para reemplazar por ti mismo los junquillos de las ventanas tendrás que quitar la posible masilla seca suelta que pueda haber en el marco de la ventana con una espátula. En el caso de que esté demasiado dura si aplicas calor con un secador de pelo podrás alojarla. Raspa la masilla fuera para acceder a los puntos de la ventana que sostienen el cristal al marco. Saca cuidadosamente los puntos con una espátula. Retira el cristal. Raspa la masilla restante y dale al marco con un cepillo de banda para eliminar cualquier residuo que pueda haber en la estructura.

Aplica una pequeña cantidad de masilla (una bola de 1/4 a 1/2 pulgadas) a las esquinas interiores del marco. Para las grandes ventanas, pon un poco de masilla en el centro de la cornisa que sostiene la ventana por los cuatro costados. Esto mantendrá temporalmente el panel en su lugar mientras se hace la pertinente instalación. Pon el vidrio en su lugar y presiona suavemente para adherir el panel a la estructura.

Cerrajero urgente burgos

Instala los puntos presionándolas en el marco, sosteniendo el vaso con fuerza contra la madera. Utiliza la hoja de la espátula para empujar los puntos en el bastidor hasta que encajen. Dado que este tipo de marco no utiliza tiras de madera para mantener el vidrio en su lugar, instala un punto cada 4 o 5 pulgadas a lo largo de todo el borde.

Estira un trozo de masilla en una larga cuerda en una superficie plana. El diámetro de la cuerda depende del marco de la ventana, pero una cuerda de diámetro medio será generalmente suficiente. Ponlo en su correspondiente posición y presiona suavemente la cuerda de masilla en el marco que cubre el borde de la copa y los puntos. Continúa hasta que haya una cuerda de masilla alrededor de todo el panel.

Mezcla una cucharadita de detergente para lavar platos en un pequeño recipiente de café. El objetivo no es otro que suavizar el compuesto, además de actuar como lubricante y hacer que el trabajo sea más rápido.

Mantén la espátula para que la hoja forme un ángulo de 45 grados con el borde del marco y la esquina de la hoja se apoye al cristal. Con una suave presión, saca el cuchillo por el borde del marco, presionando la masilla en el marco, donde se encuentra con el vidrio. Continua hasta que todo el perímetro del panel se adhiera a la estructura con la masilla. Limpia el exceso de masilla antes de que se seque.

Pasos sencillos con los que conseguiréis realizar la labor de la que os hablamos. Bastará con seguir paso a paso las indicaciones que os facilitamos y seguro que lo conseguiréis por vosotros mismos. Recordaros que los junquillos son la parte que se encarga de cubrir todo el perímetro del galce, de tal modo que aporta una protección periférica. Los junquillos deben protegerse contra la humedad y tener una pendiente hacia el exterior para el agua. De este modo, el junquillo exterior irá provisto de un drenaje que será el encargado de equilibrar la presión que pueda haber entre el aire exterior y el fondo del galce. En definitiva, es una de las partes que se encarga de controlar la formación de condensaciones y facilitar la evacuación en caso de filtración de agua. Los hay de diversos tipos; desde junquillos de clip a otros modelos que van atornillados o con presión. Todo dependerá del modo de unión que tengan a la ventana y su elección estará determinada, en parte, del material en el que esté realizado. Diferentes opciones que debéis reconocer. Puedes ver los servicios de cerrajeros en:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!